cosmética casera

Cómo entender las recetas de cosmética (II): tipos de ingredientes


La diferencia fundamental entre un jabón líquido y uno sólido es, evidentemente, que el primero lleva mucha más agua que el segundo. Esto provoca diferencias en los requisitos para su conservación, pues las bacterias donde más fácilmente se desarrollan es en el agua precisamente. El jabón sólido, por tanto, no exige un ingrediente conservador con tanta urgencia como el líquido, y hay quien opina que simplemente con aceites esenciales se puede obtener una buena conservación del producto.

 

Un jabón hecho de la forma tradicional, con sosa, será siempre sólido, pero al realizarlo con tensioactivos puedes muy bien elegir su textura. Las recetas de jabón en gel suelen ser más complicadas que el sólido. En realidad, como ya dije en el post anterior, podemos complicar la receta tanto como nosotros queramos. En este artículo vamos a hablar tan solo de los aspectos más básicos.

 

Jabón Sólido

Un jabón sólido está compuesto en casi su mayor parte por una mezcla de tensioactivos. El resto de la composición son aceites y aditivos, y un poquito de agua para realizar la mezcla. Las opciones de ingredientes son muy variadas, incluso el agua se puede variar y usar en lugar de ella infusiones de todo tipo.

 

Para dar una idea de las opciones que podemos tener, dejo dos enlaces a diferentes recetas de champú:

http://www.ladespensadeljabon.com/Blog/Champu-solido-tres-recetas-con-ingredientes-de-lujo

http://www.cremas-caseras.es/recetas-cosmetica-natural-casera/receta-champu-solido-para-pelo-seco-con-inulina-vegetal-88.html

 

Aunque se vean muchos ingredientes, solo hay dos tipos: tensioactivos y aditivos, además del agua. Puedes usar un aceite, cinco, o veinte principios activos, las opciones son a gusto de cada uno.

 

Jabón líquido

En cuanto al jabón líquido, la base es la misma: tensioactivos para limpiar, y principios activos o aceites para añadirle propiedades. Pero además de esto hay que tener en cuenta otros dos ingredientes fundamentales en este tipo de textura: conservantes y gelificantes.

 

Del conservante ya hemos hablado. Al tener una cantidad de agua importante necesitamos evitar la proliferación de bacterias y en este caso es fundamental. El gelificante no es estrictamente necesario, pero lo normal es que queramos una textura como los geles o champús de toda la vida. Aquí entramos en un punto complicado, no es fácil conseguir la textura, y requiere práctica y conocimiento.

 

Como en el caso anterior, aquí van algunas enlaces de recetas de otras webs para que sirvan de orientación:

http://www.cremas-caseras.es/recetas-cosmetica-natural-casera/receta-champu-natural-casero-102.html

http://www.cremas-caseras.es/recetas-cosmetica-natural-casera/champu-casero-anti-caida-con-cafeina-pantenol-y-nicotinamida-41.html

 

Por último, hay dos ingredientes que en todos los casos deberán tenerse a mano, pero puede que los usemos o no. Son necesarios para regular el pH. Dependiendo la zona del cuerpo en la que se vaya a utilizar el cosmético, el pH variará, pero siempre debemos medirlo y ajustarlo. Para bajarlo se suele utilizar ácido cítrico y para subirlo bicarbonato.

 

Hay mucho de lo que hablar y sobre lo que aprender así que en los siguientes post iremos viendo cada ingrediente por separado.

Deja un comentario