Fosfatos

Fosfatos, riesgo cardiovascular y envejecimiento prematuro


Los fosfatos son aditivos muy usados, que poseen varias propiedades, razón por la cual pueden encontrarse en muchísimos productos. Aunque el fósforo es un elemento natural, fundamental para la vida, el que proviene de los aditivos es sintetizado. Por otro lado, un exceso de este elemento, como del resto de nutrientes, resulta perjudicial para la salud. Quienes peor lo llevan son las personas con enfermedad renal crónica, que les afecta de manera grave al corazón, pero entre las personas que no tienen este tipo de trastornos parece ser que también aumentan los riesgos cardiovasculares, según los estudios realizados hasta ahora. Este es otro de los campos en los que se necesita más investigación.

 

Otro problema que se ha relacionado con el exceso de fósforo es el del envejecimiento prematuro, según cuenta en esta entrevista un doctor de la Fundación Jiménez Díaz, que también comenta que en una dieta equilibrada debería haber un consumo de unos 700mg de fósforo, pero que en el mundo occidental se consumen hasta 3g, gran parte provenientes de los aditivos, conservantes y saborizantes.

 

Uno de los productos con más cantidad de aditivos fosfóricos son los refrescos, especialmente las bebidas de cola. Asimismo, los podemos encontrar muy frecuentemente en fiambres y derivados de la carne, en la leche, queso en lonchas y porciones, etc., incluso se utiliza en algunas masas y levaduras, como las de las magdalenas, y en general todas aquellas que son esponjosas.

 

El problema se agrava al no tener un etiquetado eficiente. Un estudio realizado por varias instituciones aragonesas muestra que el contenido indicado en las tablas de composición no se corresponde con el contenido en fósforo real, ya que el que proviene de los aditivos suele quedar como fósforo oculto, sin registro en las tablas de composición.

 

En el caso de que aparezcan etiquetados, los fosfatos corresponden a los siguientes códigos:

 

E-338: ácido fosfórico                                                E-450 V: difosfato tetrapotásico

E-339: ortofosfatos de sodio                                    E-450 VI: difosfato dicálcico

E-340: ortofosfatos de potasio                                E-450 VII: difosfato de calcio dihidrógeno

E-341: ortofosfatos de calcio                                    E-451 I: trifosfato pentasódico

E-343: ortofosfatos de magnesio                            E-451 II: trifosfato pentapotásico

E-450 I: difosfato disódico                                      E-452 I: polifosfato de sodio

E-450 II: difosfato trisódico                                   E-452 II: polifosfato de potasio

E-450 III: difosfato tetrasódico                             E-452 III: polifosfato de sodio y calcio

E-450 IV: difosfato dipotásico                              E-452 IV: polifosfato de calcio

 

Aunque como se ha dicho no suele indicarse en la etiqueta la cantidad real de fosfatos y que estos códigos no aparezcan no significa que no los contengan.

 

Deja un comentario