Colorantes

Colorantes, toxicidad innecesaria


Los colorantes alimentarios siempre son cuestión de polémica. Se les ha llegado a relacionar con la hiperactividad en niños, sin que haya sin embargo ningún estudio concluyente. Sí parece más comprobado el efecto carcinógeno de algunos de ellos, y aunque la Unión Europea lleva un gran control sobre su uso en la alimentación aún se permiten algunos dudosos. Por este motivo, las legislaciones de algunos países son más restrictivas que la propia Unión Europea, como es el caso de los países nórdicos, dónde prácticamente no se usan.

 

Uno de los más empleados es la tartracina, cuyo código es el E-102. Conocido también como amarillo 5, es el tan empleado colorante para paellas que casi todo el mundo tiene en casa, pero ese no es el único medio por el que lo consumimos. Se le añade a todo tipo de alimentos, desde las bebidas hasta la repostería. Su toxicidad no es muy potente, considerándose aceptable un consumo de 7´5mg por Kg de peso, pero teniendo en cuenta la cantidad de alimentos que lo contienen y la falta de estudios concluyentes debería usarse con más precaución de la que se usa.

 

Entre los más polémicos se encuentran el amaranto (E-123), el rojo ponceau 4R (E-124) y la eritrosina (E-127), todos relacionados con tumores. Aunque destaco estos tres, hay muchos otros de los que no se tienen datos fiables y algunos países los tienen prohibidos. Se conoce poco sobre sus efectos en realidad.

 

Por otro lado, no todos los alimentos que contienen colorantes son tan evidentes como las bebidas o golosinas, los pueden llevar derivados de carnes y pescados, verduras en conserva, e incluso para teñir la corteza de algunos quesos se usa colorante. El chorizo, por ejemplo, puede haberse teñido artificialmente cuando solo hace falta un poco de pimentón. Es decir, no estamos hablando en este caso de ingredientes que de alguna manera pueden ser útiles, como algunos conservantes, sino que son en muchos casos totalmente innecesarios.

 

La siguiente lista es un resumen de los que actualmente podemos encontrar en nuestros alimentos:

E- 102. Tartracina.

E-110. Amarillo crepúsculo o amarillo nº6.

E-122. Azorrubina, carmoisina.

E- 123. Amaranto,

E-124. Rojo Ponceau 4R

E-128. Rojo 2G.

E-129. Rojo Allura AC.

E-151. Negro brillante BN.

E-154. Marrón FK.

E-155. Marrón HT.

E-180. Litol Rubina BK.

 

En los productos de importación hay que tener cuidado, especialmente con el rojo sudán I, presente sobre todo en especias, y el dimetilazobenceno (amarillo mantequilla), ambos cancerígenos.

 

Tenéis una información más completa aquí.

Deja un comentario