¿Qué peligro hay en el bromato de potasio?


El bromato de potasio es un ingrediente que se le añade al pan para mejorar la masa. Por suerte está prohibido en la Unión Europea, pero no es así en otros países, así que los productos de importación pueden llevarlo. Hay ciertos comercios que escapan a la legislación europea. Un ejemplo de ello es una tienda muy conocida en Madrid con productos de USA, que yo personalmente no frecuento pero sé de al menos unos cereales que venden con una cantidad de azúcar que aquí está prohibida. Son una bomba, y en esa tienda los pueden vender porque esa es precisamente la gracia, son productos apreciados ya que no se pueden encontrar en los comercios normales. Estados Unidos permite el uso de bromato de potasio y seguramente muchos de los alimentos que hayan sido hechos con harina lleven una pequeña cantidad. Pero tampoco lo puedo afirmar, quizás haya más exigencia en cuanto al bromato de potasio que en cuanto al azúcar. De todas formas tampoco lo considero excesivamente grave pues no son productos de consumo frecuente.

 

Algo parecido puede ocurrir con lo que compramos a través de internet. Hay últimamente cierta tendencia a comprar diversas harinas online. En un principio no habría problema con el bromato de potasio porque suelen ser ecológicas y lo que se busca es una harina superior a la común, pero hay que fijarse. Ciertas harinas importadas pueden contener este tóxico, a juzgar por lo que se cuenta en este artículo de un diario colombiano.

 

El bromato de potasio está reconocido como un potente cancerígeno. Aunque al hornear el pan desaparece en gran medida, quedan residuos que son lo suficientemente importantes como para prohibirlo. Teniendo en cuenta que la Unión Europea todavía permite muchos tóxicos en la alimentación y cosméticos y con este ha sido tajante (desde hace ya tiempo porque se prohibió en la década de los 80), su toxicidad parece ser bastante preocupante. De hecho no solo es cancerígeno sino que puede dañar el ADN. Esta joya presente en productos que se consumen varias veces al día. Pan, tortitas, galletas, etc. Sabiendo esto no hay mucho más que decir sobre esta sustancia, está claro que hay que evitarla. La buena noticia es que ya está prohibida en muchos países, y quizás resulte algo más escandaloso porque uno de los más desarrollados la siga usando.

 

Para quien quiera saber más dejo este enlace a una herramienta de EWG, que da amplia información sobre productos vendidos en Estados Unidos, aunque muchas marcas se comercializan también en España, me imagino que con diferencias debido a las diferentes legislaciones.

Deja un comentario