propiedades del ajo

Ajo II: principales propiedades descubiertas hasta el momento


Propiedades del ajo

Cómo ya se comentó en el post anterior, las propiedades del ajo se atribuyen principalmente a sus compuestos azufrados. Estas son muy amplias, destacando las siguientes:

 

Antioxidante                                                      • Antimicrobiana y antifúngica

Hipolipemiante y antiaterogénica                • Antiagregante y fibrinolítica

Anticarcinogénica y antitumorogénica       • Antihipertensiva

Inmunomoduladora                                        • Otras propiedades

 

 

Propiedades del ajo

Antioxidante

Esta propiedad es muy potente, porque no es uno, son muchos de sus componentes los que ayudan a inhibir la formación de radicales libres. Además de inhibirlos protegen a algunas de nuestras lipoproteínas de ellos, aumentan nuestras enzimas antioxidantes celulares y nos ayudan en la captación de radicales endógenos.

Esta propiedad no la tiene el ajo cuando está intacto, al menos hay que cortarlo o machacarlo para que libere alicina, que es su componente con mayor capacidad antioxidante.

 

Antimicrobiana y antifúngica

Todos hemos oído alguna vez que el ajo es un antibiótico natural. Esto se debe a sus propiedades antimicrobianas y antifúngicas. De nuevo es la alicina la gran responsable. Esta sustancia inhibe a más de 300 bacterias e impide el crecimiento de hongos. Junto a otros compuestos como el ajoeno y el trisulfuro de dialilo ayudan en la lucha contra múltiples virus como la gripe A y B y el herpes simple 1 y 2, entre otros.

 

Hipolipemiante y antiaterogénica

Estas propiedades están relacionadas con la reducción de los niveles de lípidos en sangre. Hay estudios que ponen en tela de juicio su efectividad contra el colesterol, pero todavía no llegan a una conclusión clara. Lo que sí parece comprobado es su contribución a una mejor salud cardiovascular y enfermedades como la ateroesclerosis.

 

Antiagregante y fibrinolítica

El ajo impide la formación de trombos y coágulos en las arterias y venas. No existe consenso entre los investigadores sobre qué sustancia otorga está propiedad, disputándose entre la alicina y el ajoeno. El ajo puede potenciar la actividad antiagregante de otros fármacos, causando efectos adversos, así que quienes toman estos medicamentos deben tener cuidado con su consumo excesivo.

 

Antihipertensiva

Debido a su efecto vasodilatador, puede provocar beneficios en la presión arterial. Pero las dosis son altas y el efecto moderado. En ensayos clínicos que demuestran este efecto se han utilizado dosis de 600-900mg/día. Esto significa que un consumo normal puede provocar pequeñas mejoras, que se une a los demás beneficios, pero curará completamente un trastorno de ese tipo.

 

Anticarcinogénica y antitumorogénica

Estas propiedades anticancerígenas parece ser que se derivan de otras, como las antioxidantes. No es de extrañar, ya que contiene bioflavonoides, que no solo son preventivos sino que ayudan a eliminar las células cancerosas y colaboran con los tratamientos de quimioterapia y radioterapia.
Los compuestos azufrados, en especial, cómo no, la alicina, también presentan esta actividad tanto preventiva como reparativa.

 

Inmunomoduladora

Esta propiedad produce la estimulación de ciertos procesos del sistema inmunitario, como el de aumentar la actividad de las células asesinas naturales, imprescindibles para prevención y sanación del cáncer.

 

Otras propiedades

Además de todas estas propiedades, el ajo es antiinflamatorio, y podría ser una ayuda para enfermedades como la artritis y similares. Se ha utilizado también como descongestionante, ayudando a limpiar el sistema respiratorio de mucosa, y ayuda en la purificación de la sangre.

 

Conclusión

Todas estas propiedades hacen de esta planta un auténtico tesoro, en continuo estudio por parte de la ciencia médica. Al ser un alimento indispensable en nuestra cocina, la manera más sencilla y natural es consumirlo directamente. Sin embargo, hay que tener algunas precauciones y no abusar de su consumo. De eso hablaremos en el siguiente post, al tratar los usos y preparaciones que se pueden hacer con él.

Deja un comentario