Superbacterias en la carne


El blog norteamericano The Salt ha publicado esta semana una noticia relacionada con las superbacterias, llamadas así por su resistencia a los antibióticos. El artículo se centra en el área hospitalaria, sector dónde el problema se hace más evidente, pues le viene por vía doble. Normalmente este tipo de bacterias suelen nacer y crecer en hospitales, y es un problema de difícil erradicación. Ahora, además, tienen otra vía de entrada proveniente del exterior: las carnes que se sirven en la comida.

Estas carnes vienen de animales que han sido tratados a lo largo de su vida con antibióticos. Los granjeros los suministran a los animales para prevenir enfermedades y favorecer el crecimiento, pero el abuso provoca que se desarrollen bacterias resistentes, entre ellas una tan conocida como la salmonela, peligrosa para el ser humano. Según la FDA (Food and Drugs Administration), organismo que vela por la seguridad en los medicamentos, desde 2014 ha habido un incremento del uso de antibióticos en las granjas y un porcentaje muy elevado del total de ventas está destinado a ese sector.

El artículo menciona estudios de importantes organismos, como la Universidad de George Washington, que han encontrado bacterias de este tipo en diversas carnes vendidas en supermercados. Por suerte al cocinar bien un alimento las bacterias mueren, pero si por algún motivo no se cocina lo suficiente se puede producir una infección.

Volviendo a los hospitales, aunque algunos de los entrevistados en el artículo están llevando a cabo un cambio en el menú hacia carnes libres de antibióticos, lo cierto es que la oferta es escasa y económicamente resulta un gasto muy difícil de asumir. Eso si tienen la libertad de elegir, porque el problema más común, antes de plantearse siquiera los mencionados, son los contratos con las grandes compañías de alimentación. Aquellos hospitales que tienen este tipo de compromisos no disponen de flexibilidad para hacer los cambios deseados y se encuentran a expensas de lo que la empresa alimentaria les ofrezca. Por ese motivo es quizás más importante que las grandes compañías fueran directamente las que tomaran conciencia e hicieran el cambio. Parece una utopía, pero en 2015 hay algunas que ya se han comprometido, entre ellas el todopoderoso McDonalds.

Fuente: The Salt. Puedes leer más información en el artículo original.

Deja un comentario