Informe sobre contaminación de la atmósfera en Europa


La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) acaba de publicar un informe sobre la contaminación atmosférica en Europa que desde luego no trae buenas noticias. Estamos en unos niveles de mucho riesgo. Afecta, como es de esperar, tanto al ecosistema como a nosotros, y calculan unas 430.000 muertes prematuras por este motivo, y una reducción de la calidad y esperanza de vida, además de producir enfermedades graves. Aunque España presenta un menor número de muertes en comparación con otros países como Italia o Alemania, son cifras muy altas.

El problema es que la OMS establece unos valores de contaminantes atmosféricos que considera peligrosos, pero la UE establece otros, y son mucho menos restrictivos. Hay tres contaminantes fundamentales: las partículas en suspensión (PM), el ozono troposférico (O3) y el dióxido de nitrógeno (NO2). Las diferencias a la hora de establecer los valores de riesgo dan los siguientes datos para 2013:

 

  • PM2,5: un 87% de la población urbana expuesta a valores de riesgo según la OMS frente a un 9% según la UE.

 

  • Ozono (O3): 98% de la población urbana expuesta a concentraciones por encima de lo permitido según la OMS frente a un 15% de la UE.

 

  • Dióxido de nitrógeno (NO2): en este punto las normativas coinciden. Hay un 9% de la población expuesta a niveles de riesgo, principalmente cerca de las carreteras, donde se encuentra el 93% de ese 9%.

 

Estos son los principales contaminantes, pero existen otros, como el benzo(a)pireno (BaP), que sigue por encima de lo que debería, especialmente en Europa Central y Europa del Este.

La buena noticia es que otros agentes contaminantes se han reducido gracias a la legislación de la UE, como dióxido de azufre, monóxido de carbono, benzeno y metales pesados, y parece que hay un esfuerzo real para liberarnos de la contaminación, aunque aún queda mucho por hacer.

Más información en la página de la Agencia Europea de Medio Ambiente, donde se amplían datos y se puede acceder al informe.

Deja un comentario